- Primer plano -

Revista Azul y Verde | Nº 31

Susana Ávila

Técnica especializada en cromatografía

Enagás realiza más de 15.000 análisis diarios para conocer los componentes del gas natural que transporta, una labor fundamental para la compañía

Engie

Asegurar la calidad del gas natural que transporta Enagás es uno de los aspectos imprescindibles del negocio de la compañía. La cromatografía se encarga de velar por la correcta medición del producto. “Es una técnica que permite conocer la concentración exacta de los elementos que lo componen”, explica la especialista en esta área, Susana Ávila, que pertenece a la gerencia de Innovación y Desarrollo.

Su composición depende del yacimiento del que se extraiga. “El pasado año se recibió gas natural procedente de trece orígenes diferentes, cada uno con una calidad distinta”, detalla Ávila. “Cuando llegan a nuestra red, hay que analizarlos individualmente para comprobar la concentración en la que se encuentran sus componentes. Una vez mezclados en nuestro sistema, tenemos que volver a medirlo para saber qué estamos entregando al cliente”, apunta Ávila, toda una institución en este campo con más de 30 años de trayectoria en Enagás.

La importancia de un análisis preciso
Conocer pormenorizadamente las propiedades del producto es indispensable “porque nos permite medir el poder calorífico para hacer los balances de energía, y averiguar las condiciones idóneas para su transporte”, indica Ávila, que añade un tercer factor clave que aporta la cromatografía: la seguridad de la población. “Este sistema analítico permite comprobar que se añaden las cantidades correctas de odorizante que posibilita la detección del gas en caso de fuga”, afirma esta técnica especialista.

Para alcanzar la excelencia en este servicio, se realizan al día más de 15.000 análisis. “Cada 15 minutos tomamos una muestra en cada uno de los 150 puntos donde se analiza el gas”, explica.

La medición se realiza con equipos certificados y homologados metrológicamente por organismos independientes. Para su correcto funcionamiento, se utilizan patrones y normas internacionales vigentes, en cuya elaboración Enagás participa activamente. “Calibramos nuestros sistemas al menos una vez al día con el objetivo de minimizar los errores”, informa Ávila. Con este fin, la compañía invierte en innovación para mejorar los instrumentos y perfeccionar las técnicas analíticas, así como en la formación de los operadores de campo.

Un compuesto que ‘huele’ a gas
El gas natural, de por sí, no huele. Para permitir su detección, se añade un olor especial. En el caso del gas natural en España, Enagás emplea un odorizante que se llama THT, que es detectable por la población.

Susana Ávila.

"La cromatografía es una técnica que permite conocer la concentración exacta de los elementos que componen el gas natural"