- Primer plano -

Revista Azul y Verde | Nº 33

Iván Muñoz

Jefe de equipo de la Estación de Compresión de Coreses

Las estaciones de compresión son una parte fundamental dentro del negocio de Enagás. Estas infraestructuras permiten maximizar la capacidad de transporte de los gasoductos

Engie

Para que el gas natural llegue a sus clientes finales (hogares, industria…) ha de recorrer largas distancias a través de gasoductos, tanto terrestres como marinos. Dicha operación es compleja, ya que esta fuente de energía pierde presión a lo largo de su desplazamiento. En este punto, las estaciones de compresión juegan un papel decisivo porque son las encargadas de segurar que el flujo se mantenga uniforme.

Tal y como señala Iván Muñoz, Jefe de equipo de la EC de Coreses, para que estas infraestructuras cumplan su función es necesario liderar y organizar el trabajo del equipo humano que trabaja en ellas, pero también “gestionar las instalaciones industriales y organizar los tiempos de mantenimiento y sus operaciones”. De su correcta marcha depende, en definitiva, garantizar el suministro de gas a los usuarios: “Para ello, tenemos que cumplir con los valores de presiones mínimas establecidos en cada uno de los diferentes gasoductos”, comenta Muñoz.

Cuestión de turbocompresores
Dentro de estas instalaciones, los turbocompresores –sistema de sobrealimentación que consta de una turbina de gas que acciona un compresor centrífugo que se encarga de comprimir el gas– son claves. “Si alguno de ellos se desajustase podría llegar a perder su disponibilidad y con ello la de toda la estación. Para evitarlo, existen unidades de back-up”, indica el Jefe de equipo de Coreses.

Para asegurar su correcto funcionamiento, el equipo humano de Enagás implicado en estas funciones es vital. “En Coreses contamos con tres operadores cualificados en las tareas de operación y mantenimiento, además de la dedicación parcial del Técnico de Zona. Entre todos conseguimos que nuestras instalaciones sean completamente fiables”, apunta Iván Muñoz.

Estaciones de compresión de Enagás

La compañía cuenta actualmente con 19 estaciones de compresión con una potencia mecánica total instalada de 508.650 kW ISO.

La presión máxima en las infraestructuras está entre 80 y 72 bar, dependiendo de la presión de diseño del gasoducto en el que se encuentran. La mínima se encuentra entre 40-45 bar.






Las estaciones de compresión juegan un papel decisivo porque son las encargadas de asegurar que el flujo de gas natural se mantenga uniforme