- Primer plano -

Revista Azul y Verde | Nº 36

Francisco Javier Lezaun

Gerencia de Instrumentación y Medición

Una medición adecuada del gas que almacena y transporta una compañía reduce la incertidumbre, evitando riesgos y penalizaciones económicas. El Centro Metrológico de Enagás en Zaragoza es uno de los pilares fundamentales sobre los que se apoya Enagás para garantizar el cumplimiento de los requisitos metrológicos regulados en sus estaciones de medida de energía

primer-plano

El proceso de medición es clave en el negocio de las empresas del sector gasista que importan, transportan, distribuyen y venden gas natural (GN) y gas natural licuado (GNL). “Continuamente se producen ‘transferencias de custodia’ de energía entre compañías y suministros a clientes consumidores que requieren, en cada caso, una medición con la exactitud adecuada, reglamentaria y mantenida en el tiempo”, afirma Francisco Javier Lezaun, de la Gerencia de Instrumentación y Medición de Enagás.

Para velar por la mejora continua y la innovación en este proceso, desde hace más de una década existe un grupo transversal formado por técnicos de diferentes direcciones especializado en la medición de gas, actualmente liderado por la Gerencia de Instrumentación y Medición. Este equipo realiza tareas como “seguimiento de resultados de balances, desarrollo de proyectos de prueba e incorporación de nuevas tecnologías, procedimientos operativos y de verificación metrológica de sistemas de medida, aplicaciones informáticas y sistemas de comunicaciones, y actualmente está evolucionando en el uso de metodologías de trabajo punteras como BIGDATA y Machine Learning”, señala este coordinador de proyectos de innovación relacionados con la mejora continua de la medición de GN/GNL del Centro Metrológico de Enagás.

Un futuro repleto de retos
Dentro de los retos a corto plazo, Enagás ya está trabajando en un nuevo Modelo de Gestión de la Medición, en lo que se refiere a “técnicas y procedimientos para reducir la incertidumbre en la determinación de la energía del GN y la mejora de balances energéticos. También en la medición del GNL con la menor incertidumbre posible para aplicaciones de small-scale, así como combustible en barcos (bunkering) o bien para la carga de embarcaciones de pequeño tamaño”, explica este profesional que desde que entró en la compañía en 1987 siempre ha participado en proyectos de innovación sobre nuevas utilizaciones del gas natural y la medición de su volumen/energía.

A medio y largo plazo los desafíos del sector gasista en este campo se centran “en la investigación y desarrollo de tecnologías que proporcionen directamente la energía, que mejoren las prestaciones metrológicas de las actuales con costes competitivos”, concluye Lezaun.

¿Cómo se mide el GN y el GNL?

El volumen del GN se mide en metros cúbicos, con contadores de gas y se totaliza en conversores/ computadores de caudal.

El volumen del GNL a gran escala también se hace en metros cúbicos, y se determina su densidad para calcular su masa en kilogramos. A pequeña escala se mide directamente la masa.

En ambos casos, se determina el poder calorífico a partir de la composición química, la cual se obtiene con cromatógrafos de gas.

La multiplicación del volumen o masa por el poder calorífico permite calcular la energía.





Para velar por la mejora continua y la innovación, desde hace más de una década existe un grupo transversal formado por técnicos de diferentes direcciones especializado en la medición de gas