- Primer plano -

Revista Azul y Verde | Nº 35

Inés Melchor

Gerente de Desarrollo

Esta experta en big data y su equipo analizan cada día un gran volumen de datos, lo que permite optimizar los costes operativos y conseguir procesos más eficientes en el Gestor Técnico del Sistema de Enagás

Engie

Big data es uno de los términos que ha ganado protagonismo en los últimos años en las grandes empresas. El volumen de información disponible hoy en día ha aumentado notablemente, lo que supone una gran oportunidad para aquellas compañías cuyo objetivo es encontrar nuevas fuentes de valor, mejorar la fidelización de sus clientes y crear innovadores modelos de negocio ante la posibilidad de ofertar productos individualizados y personalizados según sus hábitos de consumo.

Inés Melchor es experta en este ámbito y la información que analiza su equipo es muy importante para el grupo en este momento de cambio cultural. “El paradigma del big data es el de crear y aportar valor para poder entender no solo qué está pasando sino también para dar respuesta a cuándo, dónde, quién y por qué. Estudiar datos tiene dos objetivos principales: informar qué ha ocurrido y predecir qué podría suceder”, explica Inés sobre un modelo “que ha traído nuevas tecnologías y arquitecturas diseñadas para extraer un valor económico y financiero de los datos”.

El big data en Enagás
En lo que respecta a Enagás, “las técnicas de previsión y machine learning (aprendizaje automático) son y serán esenciales en el mantenimiento inteligente de activos, optimizando los costes y la seguridad de las instalaciones”, indica Inés. Además, la información aportada por el big data “será crucial para poder posicionarnos en el mercado de cara a nuevos negocios, como el despliegue del bunkering o la inyección en red de gases renovables, las técnicas de previsión y el uso masivo de datos de muy diversa índole (residuos, emisiones de CO2, precios del gas, el carbón, etc.)”.

En este sentido, desde el punto de vista de la gestión técnica del sistema, “las previsiones de demanda y de las variables que la condicionan son fundamentales para garantizar la seguridad de suministro o como punto de referencia para la compra de gas”.

Los datos como estrategia de futuro

La principal importancia de las previsiones es disponer de una estimación fiable que implique una decisión estratégica para el negocio. “Somos conscientes de lo importante que es manejar adecuadamente tanta información, pero también sabemos que queda mucho camino por recorrer en nuestro sector y estamos trabajando en nuevos proyectos que nos permitan explorar este tipo de análisis”, indica Inés Melchor.





El elevado volumen de información disponible hoy en día supone una gran oportunidad para aquellas compañías cuyo objetivo es encontrar nuevas fuentes de valor